OÍMOS EL CRUJIDO DE LA PUERTA [Historias de terror cortas]

Por Story Teller
OÍMOS EL CRUJIDO DE LA PUERTA [Historias de terror cortas]

Era un caluroso día de julio y la familia Wolf, formada por Mary, Lucas, Ben y sus padres, llegaba a la casa de sus abuelos en el campo tras innumerables horas de viaje.
La casa de los abuelos parecía vieja y fea por fuera, pero por dentro era espaciosa, muy acogedora y ¡no podía ser más moderna!

También tenía un jardín muy grande rodeado por una puerta de hierro: precioso, aunque muy chirriante.

A los niños les encantaba la casa de sus abuelos, salvo que les daba un poco de miedo porque estaba en medio de la nada, salvo por la proximidad de un cementerio. Ese año los niños decidieron montar una tienda de campaña y dormir al menos una noche en el jardín. Aquella noche, en la tienda, Mary estaba viendo una película en su ordenador y los dos hermanos jugaban a uno de esos videojuegos a los que juegan los niños de su edad.

María tenía diez años: era la más joven pero también la más valiente. Ben tenía doce años y su hermano mayor, Lucas, trece.

Era casi medianoche y fue en ese momento cuando ocurrió algo extraño que desencadenó otros fenómenos extraños.
Los chicos oyeron el crujido de la puerta y un grito desgarrador los atravesó, haciéndolos estremecer. Asustados, decidieron salir corriendo de la tienda y volver a la casa, pero por el camino se quedaron petrificados al ver la “cosa” que había gritado. No parecía humano, era mucho más alto que un hombre adulto, pero como estaba bastante lejos, no pudieron verlo mejor.

“¿Es… es… un hombre lobo?” preguntó Ben todo asustado. “No”, le tranquilizó su hermana pequeña, que decía ser experta en monstruos, “no es luna llena”. En ese momento volvieron a oír ese grito y se dieron cuenta de que el monstruo se dirigía hacia ellos. “Tal vez… tal vez… es un fan… fantasma”, dijo Lucas. “Si… si ese es el caso podríamos quedarnos quietos y…

Y el ventilador… el fantasma pasará a través de nosotros”, continuó. La confiada hermana pequeña señaló que los fantasmas no solían hacer tanto ruido. Los tres se escondieron detrás de un árbol del jardín y esperaron a que el ruido cesara, mientras el grito se alejaba.

“¡Tenemos que averiguar qué es! No podemos dejar que un monstruo de ese tamaño se pasee por ahí, ¡tenemos que detenerlo!”, dijo Mary en voz baja. “¡No, no, no, ignorante! ¡No vas a ir a ninguna parte! Por lo que sabemos, ese monstruo podría comerse vivo”, dijo Lucas, a quien su madre le había encomendado la tarea de vigilar a sus hermanos.
hermanos. Pero María luchó. “¡No me digas lo que tengo que hacer! ¡Eres un pelele y siempre lo has sido! No me dejas hacer lo que quiero sólo porque no aceptas que un niño más joven que tú sea mucho más valiente!!!” gritó María y salió corriendo.

“Tenemos que seguirla”, propuso Ben. “¡No!” Lucas le detuvo. “Volverá en un minuto cuando se dé cuenta de que está muy asustada. Volvamos a la tienda, ya son más de las tres, no podemos quedarnos toda la noche dando vueltas por el jardín” y volvieron a ocupar la tienda. Mientras tanto, María corrió tan rápido como el viento para encontrar al monstruo. En cierto punto, en el borde del jardín, había un enorme bosque, oscuro y frío. María se dijo a sí misma que ése era el único lugar por el que la “cosa” podía haber escapado, así que entró en él.

Cuando Ben y Lucas se despertaron a la mañana siguiente, se dieron cuenta de que Mary no había vuelto a casa. Había pasado la noche en algún sitio, sola… Y no tenían ni idea de dónde podía estar, así que salieron corriendo de la tienda. Al acercarse al bosque, oyeron una voz suplicante y se dieron cuenta de que era su hermana pequeña la que se quejaba.

Decidieron entrar en el verde: había corrientes de aire frío y estaba oscuro aunque la mañana era soleada.
Volvieron a escuchar esa voz suplicante, que se hacía cada vez más fuerte mientras corrían. Se encontraron en un punto en el que las ramas eran tan gruesas que no podían avanzar. De repente, algo, quizás una trampilla, se abrió bajo sus pies y cayeron dentro. Se encontraron en un lugar muy oscuro donde no podían distinguir
cualquier figura.

Una luz tenue se encendió y comenzó a avanzar hacia ellos. Ben y Lucas se enfrentaron al monstruo que había atravesado la puerta la noche anterior. Ahora pudieron verlo bien: era gigantesco, espeluznante y maltrecho, tenía una cicatriz por toda la cara, sus ojos estaban vacíos y desprendía un olor nauseabundo. Intentaron huir pero fueron rechazados por el monstruo, que los agarró, los levantó del suelo los levantó a un metro del suelo y los llevó al bosque, donde tenían a María como rehén.

Ben y Lucas lucharon pero no pudieron escapar: el monstruo los sujetó con mucha fuerza. De repente, llegó una horda de murciélagos, tres de los cuales se separaron del grupo y mordieron a los tres chicos en el cuello, sumiéndolos en un profundo sueño. Mientras tanto, nadie en casa se preocupó de que los chicos no hubieran vuelto para desayunar o comer, ya que estaban convencidos de que estaban disfrutando en su tienda y nadie había ido a ver cómo estaban porque se había pedido explícitamente a los adultos que no intervinieran y los padres sabían que la zona estaba tranquila.

Al cabo de unas dos horas, los niños se despertaron: seguían en el bosque, el monstruo no estaba lejos y discutía con otras criaturas similares sobre qué hacer con los niños. Cuando los chicos se dieron cuenta de que los monstruos estaban lejos, se levantaron y empezaron a correr como locos. Era imposible no hacer ruido: los monstruos se dieron cuenta enseguida de su huida y comenzaron a perseguirlos.

Comenzó a perseguir a los fugitivos. Los tres hermanos encontraron una salida del bosque hacia el cementerio, se apresuraron entre las lápidas pero fueron frenados por unas manos esqueléticas que sobresalían del suelo y que intentaban agarrarlos por los tobillos. “¡Ah! Parece que todos los monstruos se han puesto de acuerdo para hacernos daño -dijo Lucas-. para hacernos daño”, dijo Lucas.

María, que siempre tenía la solución preparada, animó a sus hermanos: “¡Pero si somos más listos! Escondámonos aquí” y señaló un árbol con un tronco muy ancho en la esquina del cementerio. “¿Ves ese enorme agujero? El abuelo la cavó hace tiempo para que cuando muriera la abuela no tuviera problemas para dormirlo eternamente”. “¿Por qué tan grande?”, preguntó su hermano pequeño con curiosidad.

María respondió exasperada: “¡No lo sé! Ya sabes que el abuelo es raro y hace las cosas a su manera, se nota que quiere tener mucho espacio libre”, preguntó Lucas tratando de sonar autoritario. “Bueno, eso parece obvio…” aventuró María “¡Podemos tenderles una trampa y hacerlos caer para poder frenarlos, luego podemos correr hacia la casa y allí estaremos a salvo!”

Entonces Ben exclamó: “Venga, vamos a probarlo. De todos modos, no tenemos muchas opciones, así que podríamos intentarlo”.

Y así lo hicieron. Se escondieron detrás de un gran sauce al borde del cementerio, María hizo de cebo, bailó justo delante de la fosa, y los monstruos cayeron inmediatamente en el truco, ¡y cayeron en el verdadero sentido de la palabra! Los monstruos no pudieron salir del pozo.

Lucas se detuvo un momento porque tanta carrera le había cansado mucho, y se apoyó en la pared, en una piedra que sobresalía bastante. Esa piedra volvió a entrar en el muro y, como una ración de cadenas, las piedras cayeron del sauce.
Las piedras cayeron del sauce y enterraron a los monstruos caídos en el agujero.
“Vale… No estaba previsto… pero ahora sabemos que no van a molestar a nadie durante un tiempo.
no molestará a nadie durante un tiempo”, dijo Lucas.

Y corrieron hacia la casa. Una vez que llegaron, era casi la hora de la cena, la abuela preguntó a los chicos cómo había ido la noche en el jardín y los chicos, convencidos de que nadie iba a creer su historia, respondieron a coro: “Bien”.

Mas historias de terror cortas:

HOMBRES POSEÍDOS [Historias de terror cortas]

UNAS VACACIONES DE PESADILLA [Historias de terror cortas]

LA TRAMPA [Historias de terror cortas]

¿QUIERES JUGAR CONMIGO? [Historias de terror cortas]